AYUDAS AUDITIVAS IMPLANTABLES

La pérdida auditiva deteriora y limita las relaciones sociales, laborales y familiares; impide que las personas tengan una integración adecuada con la sociedad; limita el apto rendimiento en el trabajo y afecta directamente el estado emocional y la autoestima. Además, afecta no solo a quien tiene la pérdida auditiva sino a todo el círculo familiar.

La aparición de la pérdida auditiva puede darse de forma gradual o posterior a una intervención quirúrgica. Puede presentarse desde el nacimiento, por mal formaciones o por problemas al momento de nacer, afectando la comunicación a lo largo de la vida.

Normalmente es consultada con el Otorrinolaringólogo (ORL) y audiólogo (a) quienes se encargan de estudiar su origen, grado y tipo de pérdida auditiva mediante exámenes especializados y posteriormente definir cual es la mejor opción para la persona.

IMPLANTE COCLEAR

Está diseñado para estimular a las personas que nacen o presentan una pérdida auditiva neurosensorial (en la cóclea) severa o profunda (sordera total) permitiendo que los usuarios tengan la posibilidad de escuchar cuando otros dispositivos no estimulan lo suficiente. Está compuesto por un componente interno que se coloca quirúrgicamente y unos componentes externos que se activan al mes de la cirugía y cuya función es recoger y convertir las señales acústicas en eléctricas para ser enviadas a la cóclea y luego al cerebro para ser interpretadas como sonidos.

SISTEMA BAHS

La mayor parte del sonido que oímos viaja a través del aire, pero los problemas en el oído externo o medio pueden bloquear o limitar el flujo de ondas de sonido, impidiéndoles que lleguen al oído interno. El sistema Bahs supera estas dificultades enviando vibraciones sonoras directamente al oído interno, saltándose el oído externo y el oído medio. Este mecanismo se denomina “conducción ósea”.

[ninja-popup ID=4717] contactenos [/ninja-popup]